Programa FE
#MiParroquia

PARROQUIA SAN CAYETANO DE PALPALÁ, JUJUY

> nuestra misión / Mi parroquia / PARROQUIA SAN CAYETANO DE PALPALÁ, JUJUY

Mi nombre es María Amelia, soy integrante del grupo misionero Laicos Seguidores del Verbo Divino y presto servicio en la comunicación de la Parroquia San Cayetano de la ciudad de Palpalá, que pertenece a la Diócesis de Jujuy.

Les agradezco la oportunidad de compartir la historia de mi parroquia en este año donde festejamos nuestro 60° Aniversario.

La Parroquia San Cayetano se encuentra emplazada en la ciudad de Palpalá, provincia de Jujuy, y está conducida en la actualidad por el Padre Ian Capuyan Nercua, de Filipinas, a quien acompaña Sanjeev Kumar, de India. Ambos pertenecientes a la Congregación de los Misioneros del Verbo Divino.
La Parroquia incluye el templo de San Cayetano, donde se celebra el culto al Patrono del Departamento de Palpalá, la capilla de los Santos Arnoldo y José en el barrio Sarmiento, donde se encuentra la casa parroquial, la capilla Nuestra Sra. De Guadalupe en el barrio Carolina y las zonas rurales de Forestal, El Cucho, Carahunco, Los Blancos, Las Escaleras, Remate Chico y Remate Grande.

También me gustaría contarles la historia que tiene detrás. En la década del '40, cuando se produjo un notable crecimiento de Palpalá, comenzó la tarea pastoral creando una comunidad cristiana y las primeras celebraciones se realizaban en casas de familia. Con la necesidad de tener un templo propio, la comunidad comenzó a buscar los medios para construirlo, así es que el terreno fue donado por el vecino Don Juan Ficoseco, y demás colaboraciones de la comunidad de Palpalá. La construcción del templo se hizo en diez años, y el 27 de Junio de 1960 se bendijo el mismo con la presencia del primer párroco enviado por la Congregación del Verbo Divino, el padre Pedro Schulmeister.

Así nació la Parroquia San Cayetano, primer templo de la Provincia de Jujuy dedicado al patrono del Pan y el Trabajo, santo que convoca gran cantidad de gente cada 7 de Agosto.

Así celebramos un aniversario más, a pesar de la distancia física, con alegría y con una memoria agradecida por todos estos años compartidos caminando junto a los sacerdotes verbitas y a toda la comunidad de Palpalá.
Juntamos nuestras manos y nuestros corazones, en una sola voz, elevando nuestras oraciones a Dios, Uno y Trino, rogando que por intercesión de San Cayetano siempre nos bendiga y acompañe.