Programa FE
#MiParroquia

Parroquia Santa Isabel de Hungría, Buenos Aires.

> nuestra misión / Mi parroquia / Parroquia Santa Isabel de Hungría, Buenos Aires.

"Somos integrantes de la Parroquia Santa Isabel de Hungría de Buenos Aires, en la cual funciona Cáritas Parroquial y desde donde realizamos varias actividades para la comunidad. Tenemos el apoyo importante del Padre Roberto que nos deja hacer todos los proyectos que le proponemos. Todo lo que hacemos en la Parroquia es Caridad y todo ese trabajo que hacemos nos genera muchas satisfacciones, como dice la frase 'Donde reina la caridad, ahí está la felicidad.'

A partir del difícil momento que nos toca transitar, el año pasado formamos un grupo que se llama 'Las manos de Cristo', que pertenece también a Cáritas Santa Isabel y la particularidad de este grupo, es que nos unimos de todos los sectores de la Acción Solidaria. Algunas de las actividades que hacemos son, por ejemplo, los 'Jueves de Caridad', donde se preparan hasta 150 viandas de comida y se reparten en la Plaza de Primera Junta los jueves a la noche. También, armamos la 'Feria Solidaria' que permite que algunas personas puedan acceder a prendas a precios muy accesibles. Algo que empezamos hace poco también es entregar 'kits de higiene personal'. En una pequeña bolsa les damos una toalla de mano, jabón, alcohol en gel, maquinita de afeitar, papel higiénico, champú, pasta dental y cepillo. También en la plaza de Primera Junta.

Todo lo que hacemos, lo hacemos de forma mancomunada, todos aportamos en donde hace falta, cuándo se puede y cómo se puede. Nunca faltan voluntarios que puedan dar una mano, siempre dispuestos a la generosidad y el amor al prójimo. Algo que aprendimos de trabajar con el otro y sobre todo en estos tiempos que corren, es que más allá de las manos que hacen, hay que poner oídos que escuchen. Hay mucha gente que se acerca que quizás no necesita la vianda de comida o el kit de higiene, se acercan porque necesitan de alguien que los escuche, les preste atención, los mire a los ojos. Por eso agradecemos día a día al Señor por habernos puesto en este camino, por la Providencia para poder seguir ayudando y la Fe que alimenta nuestro espíritu."