Programa FE

31-07-2021

Programa FE: Comunicar para cambiar, no solo para conmover.

Por Padre Máximo Jurcinovic, Director de Comunicación de la Conferencia Episcopal Argentina, y Fede Peretti, Director General de la agencia Casa Kiev. 

A finales de 2019, la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal decidió crear el Programa FE, dentro del marco de la reforma económica de la Iglesia Argentina. De esta manera buscó generar una herramienta que no solo permita recaudar fondos genuinos, sino que también brinde servicios, para que tanto las Diócesis como las Parroquias, puedan dar a conocer y visibilizar la tarea que hacen día a día. A su vez, se pensó el Programa como un instrumento clave en el desarrollo de fondos propios para el sostenimiento de esa misión en todo el país, a través de una plataforma nacional de donaciones que permita a los fieles, y a los que valoran la acción de la Iglesia en la sociedad, realizar una donación para la sustentabilidad de la misión, entendiendo a este aporte como un vínculo generado a raíz de la importancia y la valoración de la misma. El Programa FE es una experiencia inédita en materia de comunicación para la Iglesia, que permite entrar en diálogo no solo con los fieles, sino con todos los sectores de la sociedad que se sienten representados en ella. 

En marzo del año pasado y por pedido de la Conferencia Episcopal Argentina, se presentó una “Investigación social sobre opiniones, actitudes, valores y comportamientos en relación con la Iglesia Católica” desarrollada por la prestigiosa empresa de consultoría e investigación “Voices!”. Este estudio puso luz sobre algunos aspectos de la relación entre la sociedad y la Iglesia Argentina, y permitió descubrir un importante desconocimiento acerca de cómo se sostiene y qué tareas desarrolla exactamente la Iglesia. Mostró también que en la gente existe una alta identificación entre esta institución y la ayuda social. Por eso, y sin todavía conocer la realidad de la pandemia, la C.E.A. anunció un plan comunicacional para mostrar, entre otras cosas, el acompañamiento de la Iglesia en tantos momentos de la vida, ya sea en su ayuda social a lo largo y ancho de nuestro país, sus celebraciones, sus fiestas patronales, la devoción del pueblo, la vida de sus escuelas y especialmente la realidad pastora. En los momentos de alegría como un bautismo o un casamiento, pero también en situaciones de dolor, acompañando en la muerte o la enfermedad. 

La escucha y el diálogo con la sociedad fueron elementos claves para conformar esta nueva experiencia de comunicación. El objetivo, poder ingresar de una manera profesional en el mundo de las redes sociales y de la comunicación digital, generando así una acción superadora a todo lo que se venía haciendo anteriormente.  

El trabajo que comenzamos juntos entre la Comisión Evangelizadora para el Sostenimiento de la Misión de la Iglesia, presidida por Monseñor Caride, y Casa Kiev, fortaleció la idea de que no se trata solo de estar presentes en las redes sociales, sino que lo importante es de qué manera y con qué objetivo. La línea de comunicación que se planteó no se basa en “sumar seguidores”, sino en profundizar la idea del valor del contenido y las historias, y la forma de narrar la acción de la Iglesia y su gente. La tentación de la comunicación unidireccional siempre está presente, dando por seguro que el otro me entiende y sabe de qué estoy hablando. Las palabras, las formas y los modos de la Iglesia en su comunicación, pueden ser seguros y confiables para ella misma, pero la experiencia nos demuestra que hay una franja muy grande de la población, incluso de fieles muy cercanos a la Iglesia, que no comprenden muchas veces lo que ella hace o dice. Renovar ideas, pensamientos y generar compromiso, para que la sociedad se involucre en su conjunto con las temáticas que le importan. 

El Programa FE se desarrolla a través de una plataforma web y está presente en las redes sociales, pero justamente el fuerte de esta iniciativa está en la comunicación que integra a todos, y es una forma no solo de acercar a los fieles de todo el país, sino de poder formar una verdadera comunidad. La clave del Programa en un marco de reforma económica, es situar a la comunicación como punto central de la estrategia para el desarrollo de fondos. 

Comunicar en la Iglesia es escuchar, dialogar y mostrar lo que hacemos. Este camino que estamos recorriendo indica que no podemos mostrar primero y después escuchar. Es fundamental en este tiempo detenerse en las percepciones de la sociedad sin enojos y sin prejuicios. En el camino del Programa FE escuchamos, a través del estudio de Voices!, que una cantidad importante de la gente no percibe a la Iglesia como necesitada de recursos económicos, o que, por ejemplo, cree que se sostiene con aportes que vienen desde el Vaticano. Así como prestamos atención a estas percepciones, también pudimos corroborar que con una mayor transparencia sobre lo que hace y cómo lo administra, mucha gente estaba dispuesta a comenzar a donar en apoyo a su misión. Pero para esto necesita saber. Conocer. Confiar. 

La Iglesia no debe narrar su tarea evangelizadora de una manera auto-referencial, sino que debe entrar en diálogo para hacerla visible, y como decía el Papa Emérito Benedicto XVI acerca de la evangelización, no debe hacerlo por proselitismo, sino para generar atracción. Por eso algo que nos planteamos desde que comenzamos a trabajar en equipo, fue hablar de la pobreza de una manera nueva. Programa FE muestra el mismo hecho, intentando no solo contar cual es la ayuda de la Iglesia Argentina en cada uno de los casos, sino buscando un compromiso de quien recibe estas imágenes. Si quien ve nuestro contenido se conmueve pero no acciona, idealiza pero no dignifica, le llama la atención pero no lo lleva a la acción, no sirve. Programa FE busca visibilizar e interpelarnos en este compromiso. No solo ponernos en el lugar del otro, sino intentar cambiar su realidad. 

Desde que lanzamos el Programa, el 30 de junio de 2020, hemos realizado 1780 publicaciones en redes sociales, logrando un alcance de 9.250.000 de usuarios en Facebook y superado las 600.000 personas en Instagram. Generamos 450.000 impresiones en Twitter y hemos subido más de 50 videos de contenido propio en nuestro canal de YouTube, con un total de 4.100 horas de visualizaciones. Son meros datos, pero que en 720 ciudades de Argentina y el mundo hayan estado acercándose al contenido de calidad que producimos, habla de que el interés y el compromiso es real. El público afín a la misión de la Iglesia tiene ganas de ver contenido profesional, fresco y novedoso, que lo lleve a la acción, por eso interactúa, comenta, comparte con sus historias de vida y se suma a las diferentes campañas que fuimos haciendo en estos meses de trabajo. Las donaciones son una consecuencia natural de este “quiero hacer”. Son el fin lógico que se concreta luego de que comunicamos, y no al revés. Es un camino a largo plazo, aunque sabemos que muchas veces podría ser mas fácil el golpe bajo. ¿Por qué no muestran al niño con mocos descalzo?, nos dijo alguien alguna vez. Eso no es Programa FE, porque miramos a ese niño con otros ojos.

No va a dejar de estar descalzo y con la cara sucia porque no lo retratemos así, pero sí podemos elegir mirarlo con compromiso, interesarnos por su historia y no por su apariencia, y buscar conmover los corazones de quienes se acercan a nuestras historias, para lograr cambiar esa realidad.  
Programa FE es Iglesia en salida, que está abierta no solo a sus fieles sino también a todos aquellos que comulguen con sus valores, buscando crecer en el trato diario, con lo aprendido en lo digital. Convertir un like en acción, es lo que nos apasiona.